Todas las entradas de: LaPanoramicaV

Nadie sabe lo que puede un cuerpo que no puede/Grotesco mirífico

¡Hola a Tod@s!

Presentamos los detalles de la exposición “Nadie sabe lo que puede un cuerpo que no puede/Grotesco mirífico”, por parte de Haniel Fonseca; Exhibida en la Galería Libertad de la ciudad de Querétaro. Te invitamos a visitar la exposición.

Pareciera que la anomalía, la extrañeza o la monstruosidad, cuando no son leídas como una amenaza inminente, despiertan, en la mayoría de los casos, un efecto hilarante, una respuesta risible. Lo ridículo es, literalmente, lo que hace reír por su rareza o extravagancia. Me pregunto si no será posible, ante la extrañeza de lo grotesco, reír de otro modo, imaginar otros gradientes de la risa más allá de este reír a regañadientes, signado por el desagrado y la repugnancia, es decir, más allá de la ridiculización como humoral mecanismo de abyección. En definitiva, apostar por una mundana afirmación de la monstruosidad, el alegre reconocimiento. de su entrañable extrañeza. La monstruosidad tal vez esté mucho más cerca de lo que pensamos. Especular sobre la fealdad es, entre otras cosas, descubrir su reflejo en el espejo.
No estaría mal reconocerlo con una sonrisa.

La admiración y el asombro, en tanto modos de la sensibilidad, pueden concebirse también, desde el registro de la mirada, como afectos escópicos. El monstruo será quien sale de las sombras produciendo asombro, es decir, causando sorpresa a la vista, admiración.
Maravillarse en lugar de horrorizarse ante la monstruosidad implica establecer una íntima relación escópica con lo sorprendente, lo extraño, lo maravilloso (mirus), una suerte de fascinación, de fruición afirmativa y alegre, con lo que podríamos llamar, disculpen el cultismo, lo grotesco mirífico.

En Nadie sabe lo que puede un cuerpo que no puede de Haniel Fonseca, lo grotesco mirífico hará de lo raro uno de sus rasgos definitorios, explorando el “fuera de lugar” de una parafernalia protésica que nos invita a pensar nuestros cuerpos de otro modo. Esta especie de extranjería protésica y mutante constituye el encanto de sus poéticas corporales, la extrañeza como principio -siempre desterritorializado- de placer estético. Este aprendizaje de la sensibilidad que demanda esta nueva versión de lo grotesco -ya no ornamental, caricaturesca u horrorífica-, me parece fundamental para aproximarnos, desde la teoría freak, a la obra de Haniel Fonseca, a sus representaciones de otras cuerpos grotescos, sus placeres protésicos e imaginarios post ortopédicos.

Nadie sabe lo que puede un cuerpo que no puede nos sumerge en interesantes alternativas escópico-afectivas para repensar nuestra relación con las prótesis, más allá del clásico modelo del estigma y la abyección. En cambio, las imágenes de Haniel Fonseca evocan una suerte de intimidad perceptiva, donde el placer visual resulta de un descentramiento erótico y escópico, ubicado en las antípodas del voyeurismo como forma de espectacularización/cosificación de cuerpos y deseos no normativos. En su lugar, una afirmación de la vida y sus potencias protésicas. Una afirmación del cuerpo, de nuestros cuerpos, de todos los cuerpos.

La apuesta, en lo que llamaremos el giro grotesco, radica en la paradoja de abrazar la abyección, metabolizando en el registro de lo humoral justamente aquello que, de acuerdo con ciertos regímenes escópicos, dispositivos corporales y máquinas de visibilidad, estaríamos obligados a rechazar. Transgredir los mecanismos de abyección implica revertir la dirección de sus flujos. En pocas palabras, transitar de lo abyecto a lo inyecto, subvirtiendo el ocularcentrismo (moderno, humanista) a fuerza de inoculaciones post humanas. Voltear la mirada hacia nosotros mismos, inoculando, literalmente, una buena dosis de exterioridad y de rareza. El giro grotesco será el de una monstruosidad encarnada, inscrita en nuestros (im) propios procesos de corporización.

Fabián Giménez Gatto

Dedica Municipio de Querétaro Guardia de Honor a Esperanza Cabrera Muñoz

En el Panteón y Recinto de Honor de Personas Ilustres de Querétaro, integrantes del H. Ayuntamiento y del gabinete municipal encabezados por la titular de la Secretaría de Cultura, participaron en la Guardia de Honor y ofrenda floral a la pianista y concertista queretana Esperanza Cabrera Muñoz, de quien, el pasado 16 de febrero, se conmemoró el centenario de su natalicio.

En presencia de sus hijas Guadalupe Hinojosa Cabrera, Esperanza Hinojosa Cabrera y de su hijo Gilberto Hinojosa Cabrera y luego del acto de Honores a la Bandera realizado por la Escolta y Banda de Guerra de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal, el Secretario del Ayuntamiento destacó la vida y obra de la pianista, concertista y pedagoga queretana.

Indicó que Esperanza Cabrera Muñoz nació el 16 de febrero de 1924 en la casa ubicada en la calle Gutiérrez Nájera, esquina con 5 de mayo de la ciudad de Querétaro, sin embargo, desarrolló su niñez, su infancia y juventud en San Juan del Río. Con tal sólo 7 años, Esperanza ya tocaba piezas de autores connotados como Wolfang Amadeus Mozart, Fréderic Chopin y Ludwig Van Beethoven. Y en 1948 recibió de manos del Gobernador, Agapito Pozo Balbás el título de pianista concertista en el extinto Teatro Plaza.

Así mismo, en su participación, Guadalupe Hinojosa Cabrera, hija de la pianista queretana se dirigió a la memoria de su madre al mencionar: “Mami, tú en innumerables ocasiones
nos permitiste disfrutar de tus virtuosas manos que transmitían hermosos encuentros de sonoras emociones y variados sentimientos. Hoy, de manera simbólica pero no con menos emoción y aprecio te queremos retribuir a través de esta guardia de honor y ofrenda floral todo el cariño, la luz, la belleza, amor, pasión y esperanza que con tu siempre majestuosa interpretación musical sencillez y singular sonrisa heredaste a la gente de esta gran ciudad de Santiago de Querétaro”.

En esta Guardia de Honor y ofrenda floral también destacó la presencia de integrantes del Consejo Consultivo del Panteón y Recinto de Honor de Personas Ilustres de Querétaro.

Municipio de Querétaro presente en el Encuentro Nacional de Orquestas Infantiles y Juveniles Puerto Vallarta

El municipio de Querétaro a través de la Orquesta Infantil y Juvenil Santiago de Querétaro tuvo presencia en el Primer Encuentro Nacional de Orquestas Infantiles y Juveniles Puerto Vallarta 2024, que se llevó a cabo del 01 al 06 de abril del presente año con la participación de agrupaciones de seis estados de la República.

Durante estos días, 10 jóvenes queretanos que forman parte de la Orquesta Infantil y Juvenil Santiago de Querétaro participaron con sus similares en una variedad de actividades como clases de instrumentos, ensayos generales de orquesta, conferencias y clases magistrales, que tuvieron como sede la Universidad del Valle de Atemajac (UNIVA) Campus Puerto Vallarta.

Como parte de ello, Andrea Aguilera Olalde, Valeria Márquez Sánchez, Luz Fernanda Velázquez Hernández, Danna Mirén González Sauz, Emiliano Rodríguez Bautista, Jorge Samaniego Castillo, Paola Navarrete Vera, Daniela Carolina Aguilera Olalde, Santiago Uriel Ángeles Cuevas, Xenia Lizeth Ramírez Galindo y su director Jesús Hernández Aldana, participaron en un concierto de gala en el Teatro Vallarta que reunió a 100 jóvenes músicos en escena y un concierto de clausura en el Faro del Malecón, que fue abierto a todo el público.

Este evento fue organizado y promovido por la Orquesta Escuela de Puerto Vallarta A.C., con el apoyo del Instituto Cultural Vallartense, que tuvo como propósito reunir a más de 60 jóvenes estudiantes de música con sus similares de la Orquesta Escuela de Puerto Vallarta AC y reunió a 11 agrupaciones de Michoacán, Puebla, CDMX, Querétaro, Guanajuato y Jalisco que trabajaron con el fin de ensamblar una gran orquesta sinfónica con un programa musical que incluyó obras de Saint Saëns, Gabriel Fauré, Tchaikovsky, Edward Elgar, Eugenio Toussaint, el mexicano Arturo Márquez, entre otros.

Impartirán en la Sierra Gorda taller sobre cultura de paz y huapango

Con el propósito de motivar la participación de niñas, niños y adolescentes en la transformación de sus comunidades desde el ejercicio y práctica del huapango, los días 13 y 14, y 27 y 28 de abril se llevará a cabo en dos sedes de la Sierra Gorda del estado la actividad “Versando la Paz”, un taller para promover y practicar la cultura de paz desde ese ritmo musical.

Los talleristas son Carolina Zúñiga Zúñiga, Flavio Neftalí DÍaz Rivera y Montserrat Cabello Hernández, y las actividades se llevarán a cabo primero en la Casa Ejidal de Concá, del municipio de Arroyo Seco, y en segundo término en la Casa de Cultura “General Porfirio Rubio”, en la comunidad Agua Zarca del municipio de Landa de Matamoros.

El propósito del taller, organizado por el Museo Histórico de la Sierra Gorda, es motivar la participación de niñas, niños y adolescentes en la transformación de sus comunidades desde el ejercicio y práctica del huapango, a través de temas como Cultura de paz y huapango, Huapango e identidad, Taller de etnografía, Experimentación artística en torno a la cultura de paz y Celebrando la paz en el Huapango.

Dicho taller incluye actividades como la promoción  de juegos y dinámicas para la educación en derechos humanos y cultura de paz que motiven la reflexión a partir de la experiencia con elementos del son huasteco y la experimentación artística con los elementos propios del huapango: danza, música y lírica que expresen propuestas de los y las participantes en torno a la práctica de una cultura de paz.

Asimismo, se promoverá un mapeo y un ejercicio diagnóstico sobre la presencia del huapango en las niñas, niños y jóvenes participantes, en quienes además se motivará la reflexión sobre el sentido de pertenencia e identidad en torno a esa manifestación musical.